Posteado por: Zhra | 7 enero, 2009

Bilbao

Estuve viviendo medio año en Bilbao además de haber hecho cientos de visitas. Y es muy difícil resumir Bilbao en unas pocas palabras. La gente es increíble y, siempre que lo pilles sin lluvia, es una ciudad maravillosa dividida en dos por la Ría. Una ciudad relativamente pequeña bien comunicada por autobuses, tranvía y metro.

Vale la pena vivir, como mínimo una vez en la vida las fiestas de Bilbao (Aste Nagusia). Una semana de fiesta donde la gente se amontona en txosnas de todo tipo a beber, cantar y divertirse. La semana Grande se inaugura con el txupinazo desde un balcón del teatro Arriaga y aparece la Marijaia, un muñeco que presidirá las fiestas durante nueve días. Ah! Para integrarse en la fiesta vale la pena saberse la canción del a Marijaia o al menos la estrofa:

“Marijaia bera
gure Marijaia
Bilbora etorri da
Aste Nagusira”

Porque sonará muchas, muchas, muuuuuchas veces.

Museo Guggenheim
Imposible ir a Bilbao y no verlo. Con una fachada poco convencional tiene a “Puppy” vigilando la entrada. Y a Mamá, una escultura arácnida de 10 metros obra de Louise Bourgeois, situada en la parte de detrás.

El Guggenheim Bilbao Museoa fue diseñado por Frank Gehry. Actualmente existen 4 museos Guggenhem repartidos por el mundo: Nueva York, Venecia, Bilbao y Berlin. El nombre sólo indica que son gestionados por la Fundación Solomon R. Guggenheim, promotora del arte moderno.

Vale la pena empezar un paseo en la Plaza Circular (Biribila) presidida por Don Diego López de Haro, señor de Vizcaya. Entrando a ver las cristaleras de la estación de Abando y caminar por la Gran Vía hasta la playa Moyúa. En la Gran Vía se puede ver el palacio consistorial (Casa de la villa de Bilbao). Y pasada la playa Moyúa, si el tiempo acompaña, vale la pena darle un vistazo al parque de Doña Casilda para disfrutar en el césped.

Cruzado por la Ría Bilbao tiene varios puentes. Los más vistosos son el Puente de La Salve, detrás del Guggenheim coronado con un pórtico rojo de Daniel Buren. Y el Zubizuri, un puente blanco, peatonal y con suelo de cristal diseñado por Santiago Calatrava.

Puente del Arenal, el puente de Deusto y el puente del Ayuntamiento acaban la lista de puentes que cruzan la ciudad.

El primero va a dar al Teatro Arriaga y más allá al casco antiguo. Donde vale la pena perderse para encontrar la Catedral y entrar en la plaza Nueva en busca de unos pintxos. Y en la misma plaza Nueva dar un vistazo al edificio de la Real Academia de la Lengua Vasca (Euskaltzaindia). Si lo que buscas son pintxos buenos a buen precio no te arrepentiras de ir a la calle sopelana

 

Con la panza llena podemos volver a la Ria y caminar hasta el ayuntamiento. El puente del Ayuntamiento es un puente levadizo inaugurado en 1934 y volado durante la guerra civil, en 1937, por el bando republicano para evitar la entrada de las tropas nacionales. Finalmente se reinauguró en 1941.

 

Ya para otro día podemos dejar el Puente Colgante.  Aunque no esté en el mismo Bilbao se puede acceder fácilmente con el metro al Puente de Vizcaya o Puente Colgante. Se trata del primer puente colgante con vehículo transbordador construido en el mundo. Construido con hierro tiene una plataforma transbordadora donde van vehículos y peatones. En el 2006 fue declarado patrimonio de la humanidad y está considerado una de las mayores obras arquitectónicas de la Revolución Industrial.

Y si vas en Navidades no olvides pedirle tu regalo al Olentzero! 😀

Oletzero

Anuncios

Di algo por aquí o pasa a saludar:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: